Unos minutos de atención real de vez en cuando.

Que se fije más en sus virtudes que en sus defectos.

Que disfrute de su compañía.

Que la vea como a una aliada, no como alguien con quien competir

Que no se largue al primer obstáculo, ni al segundo…

Que entienda que no es perfecta, ni desea serlo.

Que tenga claro qué es importante en su vida.

Que tenga la curiosidad y el atrevimiento de conocerla.

Que comprenda que hay momentos en que necesita un abrazo y otros que le pongan límites.

Que defienda sus valores, no necesite imponerlos y esté dispuesto a actualizarlos.

Que se enfade las veces necesarias y que sonría después.

Que le ayude a sentir más placer que dolor.

Que el miedo no le impida hacer lo que necesite.

Que le guste negociar

…y que desee construir una vida a su medida

I.F.

Share This