¿Para qué sirve la psicología y la psicoterapia?

Aunque hablar de psicología es algo común,  no tenemos nada claro de que puede servirnos consultar nuestros malestares a una profesional de la psicología. Llega un momento en nuestra vida en el que sentimos la necesidad de profundizar en los motivos por los que vivimos, qué nos alegra la vida y qué nos la amarga. Acudir a un psicólogo es decidirse a explorar ese sótano abandonado donde hemos guardado todo lo que la vida ha puesto en nuestro camino. Los sótanos son lugares oscuros, llenos de baúles cerrados y muebles tapados con telas, mucho polvo y suciedad, con ventanas sucias y escondidas desde donde miramos al exterior esperando que las respuestas que necesitamos vengan a nosotros por arte de magia (aunque no creamos en la magia). Digamos que hacer psicoterapia es hacer una visita guiada a nuestro propio sótano, pues con la información pertinente  y  buena compañía no hay viaje que no deje huella y conocimiento. Así que si das tu permiso ¡¡ Abrimos puertas!! Primer paso: Hacer inventario de lo que allí hay. Siempre aparecen cosas que nos sorprenden y que nos hacen comprender misterios sin resolver. Segundo paso: Apertura de baúles y levantamiento de telas. En este paso aparecerán ante nuestros atónitos ojos obras maestras que jamás nadie nos enseñó, pero que aparecían en nuestros sueños. Tercer paso: Decidir con qué nos quedamos y de qué nos queremos desprender. Aprender a tirar a la basura lo que ya no sirve. Cuarto paso: Colocar a nuestro gusto lo que queremos conservar, así lo encontraremos rápidamente cuando lo necesitemos. Quinto paso: Abrir puertas y ventanas, si las hay. Para los...