Educadores o trabajadores

¿Cómo podemos ser educadores si hemos aprendido a ser trabajadores? Las madres y los padres tienen pendiente un trabajo emocional con los niños que llevan dentro. Venimos de una generación de padres que tenían más hijos de los que deseaban, y por lo tanto donde ser hijo era más ser una carga que un regalo. No tenían fácil acceso a la información y la máxima en su forma de educación era la obediencia y la disciplina, además de estar muy feo eso de sentir. Somos una generación de adultos que nos ha tocado vivir, en mayor o menor medida una época en que los niños no tenían derechos, los padres y profesores eran figuras de autoridad a las que no se cuestionaba; simplemente se obedecía. Se nos educaba para trabajar, obedecer y ser “educados” aunque eso significara callarnos lo que queríamos decir, olvidarnos de lo que sentíamos, obedecer aunque nos pareciera injusto y convertirnos en la oveja negra de la familia cuando mostrábamos nuestra rebeldía. Hemos vivido las necesidades de nuestros padres y ahora nos toca gestionar la abundancia de nuestros hijos. I....